viernes, 19 de diciembre de 2014

porque me gusta así



Todos podemos fundamentar las razones de nuestras elecciones, desde las mínimas hasta las trascendentales. Tenemos una especie de necesidad compulsiva de justificar por qué hacemos lo que hacemos. El problema que yo veo es que la mayor parte de nuestras elecciones/decisiones no tienen una justificación racional, pero como es inaceptable para nuestra cultura –y para nosotros mismos- la ausencia de motivos, elaboramos en automático una lista de razones que respaldan nuestro proceder.
Yo estoy seguro que si le preguntara a cada uno de ustedes el por qué de sus decisiones más importantes, recibiría un listado racional y perfecto de las motivaciones por las que creen decidieron lo que decidieron, pero si volviera a preguntar por qué a cada una de esas motivaciones, ya la respuesta no saldría tan automática, ni que decir si volviera a preguntar por qué a los por que de los por qué.
Si hiciéramos un ejercicio sincero y completo que intentara llegar a la verdad, muy probablemente descubriríamos que ninguna de nuestras decisiones racionales fueron racionales ni voluntarias. Los mandatos familiares y culturales, los miedos, las culpas y los gustos son quienes determinan nuestras elecciones.
Esta manera de pensar –la que todo debe tener un motivo racional- está tan arraigada que en nuestra vida de relación –familiar, amistosa, laboral- siempre exigimos y somos exigidos al momento de decidir. El “porque me gusta así” no es aceptado, sin darnos cuenta que es la razón más legítima que existe, porque todos tenemos derecho a hacer lo que nos gusta en la medida que lo que nos gusta no perjudique a nadie, pero seamos claros, una cosa es que perjudique a nadie y otra muy distinta que alguien no se sienta perjudicado, porque hay muchas personas que se sienten perjudicadas por el solo motivo que lo que se hace no es de su agrado.
Bueno, nadie dijo que vivir fuera fácil.

Read more...

sábado, 13 de diciembre de 2014

humanas diferencias




Es normal ser diferente, todos lo somos. Somos más de siete mil millones de seres únicos. Es imposible ser totalmente igual a otro y además nadie es responsable de sus preferencias.
El mito que el amor todo lo puede se ha instalado en el inconsciente colectivo. El "amor verdadero" todo lo puede, pero los amores verdaderos son verdaderamente raros. El amor -posible y humano- no elimina los efectos de las diferencias, una verdad obvia que como todo lo obvio es soslayado. En la pareja deben existir coincidencias, muchas, muchísimas. Si no las hay el fracaso es inevitable. Hay veces que no hay posibilidad de coincidir, porque coincidir exigiría capitulaciones inaceptables. ¿Qué hacer? Respetar y aceptar, y en el extremo tener la valentía de decir adiós. Porque si no se puede, no se puede. Es imprescindible hablar claramente y en el tiempo adecuado. 
Las personas no aceptamos de buen grado las discrepancias, las percibimos como si el otro se empecinara en llevarnos la contra. No es eso, es sólo que piensa distinto, que siente distinto, que tiene distintos gustos y distintas necesidades.
La no aceptación de las diferencias es la responsable de infinidad de disgustos. ¿Por qué el otro debería hacer lo que yo deseo o yo lo que el otro quiera? No hay ninguna razón, pero no estamos acostumbrados a la libertad, ni a darla, ni a ejercerla. El otro es como es, y le gusta lo que le gusta, y yo también.

Read more...

jueves, 11 de diciembre de 2014

Reposición: "Mistica Enmascarada"

Esto fue publicado el 18/12/12. Pasaron casi dos años.


"Me he apropiado de un hallazgo de una mujer casta y profunda; sus iniciales son MJ (María José, creo) y su blog es: ETERNAUTA (http://gaoalma.blogspot.com)





Estoy casi seguro que ella no va a enojarse por esta apropiación inconsulta, y  estoy seguro que el video no será del gusto de todos los amigos aunque tengo la esperanza que alguna parte del mensaje será compartido, porque por algo estamos comunicados ¿no?"


Read more...

martes, 9 de diciembre de 2014

Reposición: "felicidad"

Sólo un recordatorio.





Read more...

miércoles, 3 de diciembre de 2014

psicología




- Mañana vamos a cenar con los compañeros del trabajo
- ¿Qué van a hacer?
- Vamos a cenar
- ¿A cenar?
- Sí
- ¿Quiénes?
- Los compañeros de trabajo
- ¿Cuándo?
- Mañana
- ¿Por qué van?
- Porque tenemos ganas, no sé.
- ¿No sabes? ¡Qué raro! Vas a un lugar y no sabes por qué ¿Alguien cumple años?
- No, nadie
- Algún motivo debe haber y no lo dices.
- Ningún motivo, sólo las ganas
- ¿Van a ir siempre?
- No, ¿por qué preguntas?
- Porque no sería raro que quieran ir todos los jueves
- Es algo que se le ocurrió a Juan
- ¿Van a hacer siempre lo que a Juan se le ocurre?
- No… esta vez únicamente
- ¿Cómo saben que es sólo esta vez?
- No lo sabemos
- Entonces para qué decís “sólo esta vez”
- Es una manera de decir
- ¿Y van todos?
- Imposible, trabajamos mas de mil personas. Vamos sólo los de la oficina de compras
- ¿A los demás no les gusta?
- No sé, pero lo arreglamos entre nosotros y sería un problema avisarle a todo el resto
- ¿No tienen mail?
- Sí que tenemos mail, pero no es la idea invitar a todo el mundo
- Entonces debes decir que nos es la idea y no que es un problema
- Está bien, no es la idea
- ¿Y cuántos son?
- Siete u ocho
- ¿Siete u ocho?
- Si van todos seremos ocho
- ¿Y quién no iría?
- Esteban
- ¿Por qué no va?
- Porque cree que tiene un cumpleaños
- Entonces está claro que ir no es obligatorio
- Por supuesto que no es obligatorio
- ¿Y por qué vas tú?
- Porque me da ganas de ir
- ¿Y por qué te da ganas?
- Me gusta compartir con ellos
- Pero si trabajan juntos,¿no te alcanza con las 8 horas diarias?
- Es para compartir en otro ámbito
- Tú siempre dices que no importan los lugares sino las personas ¿ahora cambiaste?
- No cambié
- Sí que cambiaste, sino no irías. ¿Van las esposas?
- No, sólo los compañeros
- ¿Por qué no las llevan?
- No sé, no pensamos
- Claro, las esposas están sólo para fregar y criar los hijos
- Tienes una mujer que hace las cosas de la casa y a los niños los crió la niñera.
- Porque yo trabajo, no pretenderás que además de trabajar me ponga a fregar y a criar los niños.
- Está bien… Además, tú saliste ayer con tus amigas a cenar
- Sí, pero es distinto
- ¿Por qué?
- Una cosa son amigas y otra los compañeros de trabajo. ¿O para ti es lo mismo? Porque si es lo mismo quiere decir que no sabes qué es la mistad y qué el compañerismo.
- Con quienes saliste son tus compañeras de trabajo
- Y además amigas
- ¿Amigas? si comenzaste a trabajar ahí la semana pasada.
- Yo hago amigas rápidamente, no como tú que para tener un amigo deben pasar cien años
- Yo también hago rápido amistad
- Eso no es cierto y si lo fuera ¿por qué no vas con tus amigos?
- Ok, no iré.
- Joder, decides una cosa y al rato otra ¿Quién te entiende?

Read more...

martes, 2 de diciembre de 2014

cuerpo, mente y espíritu (última parte)


Los otros días tuve ganas de escribir sobre la identificación persona-mente, una asociación tan fuerte que cuando nos preguntan quienes somos, lo más común es identificarse con los propios pensamientos y las propias emociones. Como se trata de un asunto complicado de explicar me pareció pertinente hacer una especie de introducción que diera marco al tema y así salió la primer parte de esta mini saga, pero está visto que equivoqué el enfoque porque lo escrito no aporta ninguna claridad, y para peor hizo que el tema central se diluyera entre conceptos confusos e incompletos. Lo único positivo que ha conseguido es que las queridas MJ y María iluminaran esa confusión con palabras sensatas.
Decía que uno se identifica con su mente, y que la mente es básicamente una herramienta de supervivencia y desarrollo. En verdad no sé si esto es exactamente tal como lo digo, pero funcionamos como si tuviésemos una parte que está especializada en la supervivencia y que para cumplir su objetivo limita nuestra libertad de elección. ¿Cómo nos limita? Fácil, a través del miedo y la culpa. Y aquí entra a jugar la identificación persona-mente porque, como estamos identificados con nuestra mente, sentimos que la culpa y el miedo son reacciones propias del ser en lugar de meros mecanismos limitadores. No advertimos que la culpa y el miedo son en muchos casos sólo fantasmas que la mente utiliza para disuadirnos de nuestras futuras elecciones.
Para poder explicar la forma en que concibo al ser humano necesito introducir un concepto más y ese concepto es el de las emociones –amor, odio, bondad, codicia, etc.-, que según mi criterio “habitan” en la mitad no-racional de la mente. Ambos se complementan porque si no existiera la parte racional para morigerar los efectos de las emociones, moriríamos jóvenes y felices. Bueno, no sé si felices, pero moriríamos jóvenes y satisfechos, porque nuestra vida estaría dirigida por el deseo y las ganas, y únicamente la realidad limitaría nuestros sueños.
Los conflictos humanos tienen que ver fundamentalmente con la pelea razón-emoción. Digo fundamentalmente, porque hay otros conflictos como la búsqueda del sentido de la vida, de Dios, etc., conflictos existenciales que desvelan a los seres humanos de condición “elevada”, pero que están un poco alejados del común de nosotros, bastante más terrenales.
Respecto a los conflictos más comunes, es decir, los derivados de la cohexistencia de razón y emoción, yo sostengo que es la emoción la que generalmente prevalece en el combate. Sin embargo hay que tener en cuenta que en esa pelea la razón no interviene por si misma, sino que envía a su grupo de elite -los miedos y las culpas- para que peleen por ella. La contienda deja de ser entonces entre razón y emoción. La contienda es entre emociones y las más de las veces los miedos y las culpas son los que salen victoriosos. Esto hace que las decisiones más importantes de nuestra vida –cuando existen conflictos razón-emoción- son dictadas por los miedos y las culpas, a no ser que haya una emoción tan fuerte que sea capaz de doblegar a tan portentosos enemigos.
Finalmente, la ambiciosa propuesta del título, quedó reducida a una parrafada ininteligible. Sepan disculpar.


Read more...

jueves, 27 de noviembre de 2014

saludos de Navidad enmascarados


El 29-11-12 los saludaba de esta forma. Hoy la repito.
A mí me gusta hacer las cosas con tiempo y entonces los voy a saludar ahora. Sí, yo saludo en noviembre y al que no le gusta que no lo lea, o que vuelva a leerlo en diciembre, me da igual. Escribo ahora porque por un lado no quiero olvidarme de saludarlos y por otro porque uno nunca sabe que va a pasar en un mes; por ahí los estoy mirando desde arriba y sabemos que desde tan alto la voz no llega, a no ser que haya algún espiritista entre ustedes; bueno, si hay alguno y el Barba me llama, me comunico con el espiritista y él se encarga de transmitir los mensajes al resto, pero este año no va a hacer falta, así que no me jodan.
¿Yo soy ansioso? ¿Por qué en vez de criticar tanto, no se dan una vuelta por los supermercados y casas de regalos? Hay Papá Noel (Santa Claus) hasta en los baños, así que a criticar a otra parte. Claro, me critican a mí porque es más fácil y además porque si le van a protestar al director de marketing de Saks (NY) los saca cagando.
No esperen escucharme cantar, no es mi estilo y no tengo buena voz. Lo mío es la sobriedad, como largamente he demostrado. Pero, ¿por qué tengo que andar demostrando a mi edad? ¿No me conocen lo suficiente? Francamente no los entiendo, me vienen a saludar y en lugar de abrirme su corazón comienzan a demandar y a pedir demostraciones. A ver si me entienden: muchachos, no voy a demostrar nada, no me hagan calentar.
Volviendo al tema, ensayé unos villancicos, inclusive los grabé pero ni al perro le gustaron y eso que el perro es sordo. Definitivamente a capella no va. Me comuniqué con un viejo amigo que recordé se dedicaba a la música; me dijo que encantado me ayudaría y se vino con los otros de la banda, cuando vi que eran mariachis los eché a la mierda, ¿a quién carajo se le ocurre un conjunto de mariachis para cantar villancicos navideños? Al boludo de mi amigo y a mí, que soy amigo de boludos.
También pensé en escribir alguna poesía alusiva. A mí me gustan las que tienen rima, pero las únicas rimas que se me ocurrieron eran bastante obscenas, así que también descarté los versos.
Como nada original se me ocurre, sólo les voy a desear lo mejor para ustedes y los suyos, eso sí, de corazón.
Felicidades Amigos!!!!!!!

Read more...

martes, 25 de noviembre de 2014

cuerpo, mente y espíritu (primera parte)


Cuerpo, mente y espíritu. Parece que estas con las “partes” constitutivas del todo, y como yo no tengo mejores datos para aportar acepto esa división.
Con lo del cuerpo no hay mayores discrepancias, todos sabemos a que nos referimos cuando hacemos alusión al cuerpo, pero respecto a mente y espíritu la cosa no es tan simple. Adelanto que no conozco nada de este tema –como de la mayoría- por lo cual nadie espere aprender nada. El que siga leyendo se encontrará con el punto de vista de un argentino. En Argentina todos somos directores técnicos, todos somos médicos y como verán también filósofos.
La mente es la parte con que nos identificamos, con la que pensamos, resolvemos algunos problemas y creamos muchos más y parece que su residencia es el cerebro.
El espíritu sería algo etéreo, dorado y liviano que tiene que ver con Dios, aunque la mayoría no sabemos bien cómo ni por qué. ¿Para qué está el espíritu? No sé. Supongo que es lo que sigue vivo cuando uno muere y es lo que va al Cielo o al Infierno para los católicos y lo que vuelve a encarnarse para quienes creen en la reencarnación.
Yo me pregunto dónde estoy, ¿en la mente, en el cuerpo o en el espíritu?. No sé, pero por lo que he leído últimamente estoy comenzando a pensar que no estoy en la mente, si bien parece que uno está en la mente o que uno es su mente. Yo entiendo a la mente como el kit de supervivencia con el que venimos dotados. En mi visión freaky tiene dos partes: una es el sistema operativo que controla el cuerpo, porque hay una cantidad de funciones del cuerpo que la mente controla en forma automática –suerte que las controla en automático porque con lo pelotudo que soy si tuviese que controlarlas yo ya estaría muerto hace tiempo-, me refiero a la respiración, el latido del corazón, etc., y la otra es el software que controla lo que hacemos.
Yo me quiero referir a ese software, que por simplicidad y por desconocimiento llamaré mente. Yo digo que la mente está preparada para la supervivencia y no para la felicidad y ese es un gran problema, porque hay una parte nuestra que quiere ser feliz. Y ahí surge natural otra pregunta ¿dónde está la parte que quiere la felicidad, en la mente, en el cuerpo o en el espíritu? Touché, mes amis. No sé, pero ¿es necesario saberlo? Yo creo que no es necesario a los fines prácticos, uno puede analizar todo esto con la teoría de la caja negra. ¿Qué es esa teoría? Recurro a Wikipedia “La caja negra es una metáfora para designar aquel elemento estructural de un modelo abstracto sobre el funcionamiento de un sistema que se halla entre la entrada (input) y la salida (output) ... el contenido de la «caja negra» inexplorable (o no interesante), que no es susceptible definir de manera operacional, ni de medir directamente con instrumentos científicos…
Resumiendo, hay una parte que quiere ser feliz y otra que quiere estar segura, cuando la felicidad y la seguridad se obtienen con la misma decisión, el sol brilla y la vida sonríe con simpatía. Cuando no es así…
Esto es sólo el principio, así que seguirá. Ánimo



Read more...

lunes, 24 de noviembre de 2014

Memorias de un suicida. Dios es Justo y Dios es sabio




Veo a los gatitos tan tranquilos y siento alegría por ellos. También siento pena, no sé por qué. Son queridos y están bien cuidados. En mi próxima vida quisiera ser algún tipo de animal doméstico mimado por sus dueños. Corren, saltan y al segundo están descansando. Se ven tan curiosos y serenos. Todo para ellos es aquí y ahora, nacieron budas si se lo analiza desde ese ángulo.

Hoy Rodolfo se hubiese levantado contento. Imagino que se habría hecho el desayuno con esa parsimonia casi exasperante mientras el resto de su familia sigue durmiendo. Tal vez sacaría a pasear a Tania o leería el "Clarín" maldiciendo contra la oligarquía argentina. Seguramente iría a la sección deportes para ver como forma "la academia", más ahora que hasta puede salir campeón. Algún llamado telefónico para ver cómo sigue el chico que hubiese operado ayer y después derecho a inspeccionar las plantas del fondo, juraría que silbando bajito algún tema de Serrat o de Sabina. Más tarde decidiría qué hacer el resto del día, podría ser algo en familia o tal vez encontrarse con algún amigo, ya habrá tiempo, ¿para qué apurarse? Hasta podría llamarme a mí. Rodolfo estaba metido en la vida.

Aquí estoy yo, con más ganas de llorar que de tomar el sol de esta preciosa mañana. Roberto me decía que jamás se haría una cirugía estética, no quiere morirse por una anestesia innecesaria. Qué diferencia, a mí no me importaría morirme así, sería una muerte tranquila. No me molestaría morirme ahora mismo, pero si no es mucho pedir que sea sin sufrimiento. Cualquier cosa menos sufrir. Una pretensión vana, el sufrimiento florece a cada paso. Este es un buen momento para fumar y no tengo cigarrillos. La tristeza y el tabaco se complementan bien.

Uno quiere creer que Dios es justo y que Dios es sabio.  Podría haberme elegido a mí pero eligió a Rodolfo. Él sabrá por qué.

Read more...

martes, 18 de noviembre de 2014

la era del hielo



Mis hijas quieren congelarme, como a Walt Disney. Dicen que de esa manera me tendrían para siempre, pero yo no concuerdo porque siempre es cada día, cada minuto, siempre es el ahora y es el futuro, no sólo el futuro. Yo les pregunto al respecto y no saben que decirme. La menor dice que me descongelarían cada tanto para hablar un poco. ¡Fíjense ustedes que estupidez! Además ellas envejecerían y pasadas unas décadas yo sería menor que ellas ¿Se imaginan un padre menor que los hijos? Esta idea es descabellada desde todos los ángulos que se la quiera mirar. Para convencerme la mayor me dijo que en unos años descubrirían el remedio para la caída del cabello. Ese es un buen punto, pero no me parece determinante. Si me hablaran de un aumento peneano definitivo, otro gallo cantaría, pero ellas no dijeron nada y yo obviamente no voy a sacar el tema frente a dos niñas. Mi esposa no dice “esta boca es mía”, pero estoy seguro que le gustaría que me congelen, pero con lo desconfiada que es, gastaría más dinero en viaje para corroborar que sigo congelado que lo que cuesta el servicio. El lugar es otra cuestión a tener en cuenta, porque aunque este país es bastante desastroso a mi me gusta vivir aquí, además, no creo que me otorguen una visa de residente en los Estados Unidos, aunque jure y perjure que no voy a hacer ningún desmán.  Un amigo mío me dio a entender que querían sacarme del medio así no las molesto cuando llegan tarde, pero esa es una tontería porque hace años que viven solas. La gente habla por hablar, como ese otro que me dijo que me pueden congelar en cualquier frigorífico. ¡Claro que pueden congelarme! Pero después quién me revive. Como ven es todo un problema. Ellas insisten e insisten, pero ya no discuto, al igual que Walt yo tampoco me caliento.

Read more...

viernes, 14 de noviembre de 2014

el amigo X


Varios años después de su desaparición bloggera, el amigo X sigue figurando entre los top ten comentaristas, sólo precedido por las amigas Estrella y Genessis, a quienes Google ha incluído en la categoría de "todo terreno" y que Francisco tiene en su lista de los próximos laicos a ser canonizados.
Seguramente no ha sido por casualidad que he conocido personalmente a ellos tres.  En orden cronológico: a Estrella en la pintoresca costa alicantina, a X en la sorprendente Valencia,  y a Genessis en nuestra entrañable Buenos Aires.
Ya ha dejado de llamarme la atención que determinadas personas te dejan la sensación de conocerlas profundamente aunque las hayas visto una sola vez en la vida.


Read more...

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Felicidad



felicidad
no es superlativo 
de alegría,

felicidad
es sinónimo 
de paz interior

Read more...

domingo, 26 de octubre de 2014

engaños vanos



“La mentira más común es aquella con la que un hombre se engaña a sí mismo. Engañar a los demás es un defecto relativamente vano.” Friedrich Nietzsche


Estoy convencido que es bastante difícil que seamos engañados. Con los extraños somos desconfiados y a los cercanos los conocemos demasiado bien. Además somos muy perceptivos y podemos leer, aunque sea en forma inconsciente, decenas de mínimos indicios que encienden nuestras alarmas. Solemos ser "mal pensados" y es más fácil que tengamos que retractarnos de un juicio descalificador, que arrepentirnos de haber sido indulgentes.

Con uno mismo la cuestión es distinta, porque la vida a veces es difícil y hasta la incorruptible consciencia se deja sobornar por alguna idea tranquilizadora.


Read more...

jueves, 23 de octubre de 2014

EL HIJO DE LA NOVIA




Los padres de Rafael no se habían decidido a contraer nupcias a pesar de haber pasado su vida juntos. La madre de Rafael sufre una enfermedad mental que la ha sacado de la realidad. Ante esa circunstancia el padre de Rafael, también un hombre mayor, desea casarse con ella para cumplir su sueño. Rafael había solicitado permiso a la iglesia para que el matrimonio de sus padres pudiera concretarse. El que sigue es un diálogo simpático y realista entre Rafael y el sacerdote. Resalto aquello que considero una verdad obvia que inexplicablemente nadie transmite a tiempo.

IGLESIA. INTERIOR. DÍA.
PADRE : Bienvenidos amados hermanos…bienvenidos amados hermanos…bienvenidos amados hermanos…
MONAGUILLO: A la casa del señor.
PADRE : Ya sé, ya sé. ¡Ah! Velvedere, estaba probando el nuevo sistema de sonido. Quedó realmente omnipresente.
RAFAEL: Sí, muy lindo, muy lindo…yo venía por lo de mi papá.
PADRE : Ah, sí, sí, hablé con la Curia, llegué a hablar con la Suprema Corte del Derecho Canónico.
RAFAEL: ¿Y?
PADRE : Quedaron todos sumamente conmovidos con la historia de sus padres. Es más, le cito textualmente lo que sobre su padre me dijo el doctor-barra-obispo monseñor Colombo. Me dijo: “Este hombre no necesita a dios, este hombre es dios”. Ja, ¿qué le parece?
RAFAEL: Que no nos dan el permiso.
PADRE : Con todo el dolor del alma le garantizo que… Rafael, el matrimonio además de ser un sagrado sacramento es un contrato y como todo contrato tiene tres condiciones: discernimiento, intención no espúrea y libertad. Y bueno, lamentablemente su madre no tiene discernimiento.
RAFAEL: No, no, no, no, yo no le puedo decir esto a mi papá, es un hombre mayor. Escúcheme, dios tiene que entender, él también es un viejo.
PADRE : Dios no es viejo ni joven, ni hombre ni mujer, ni blanco ni negro.
RAFAEL: No, ese es Michael Jackson, padre. Escúcheme, lo tendría que ver a mi papá, parece que tuviera 20 años de nuevo.PADRE : Bueno, si quiere puedo hablar con él.
RAFAEL: Pero ¿qué le va a decir? ¿Qué le va a hablar de discernimiento a un hombre que sigue enamorado después de 44 años? Honestamente, padre, ¿usted cree que las siete parejas que se vienen acá a casarse por sábado tienen discernimiento? No le da ganas a veces de decirles: “No chicos, tu pareja no es lo maravillosa que vos te crees que es. Este tiene una cara de chanta infernal, ella no va a ser tan comprensiva dentro de tres años”. ¿Por qué no me pidieron discernimiento a mí cuando me casé? ¿Sabe la mala sangre que me hubiera ahorrado? No, cuando me casé completamente víctima del amor, algo con lo que ustedes trafican hace 2000 años, me recibieron con los brazos abiertos. Diez años después, ya totalmente en mis cabales y con un discernimiento espantoso, me quiero separar y me dicen “no, ahora no se puede”. Por favor, padre, ¿ahora resulta que para ser católico hay que razonar? Mi mamá no razonaba cuando la bautizaron, pero ese momento no importó, había que aumentar la clientela, ¿no? El primero te lo regalan, el segundo te lo venden y después se borra.
PADRE : Nadie se borra, y mucho menos la Iglesia. Dios te acompaña a todas partes, hijo.
RAFAEL: Si, pero siempre pago yo, padre, alguna vez podría invitar la casa.
PADRE : Hay una opción, se llama sanamiento en raíz, es un trámite que consiste en considerar la fecha de civil como comienzo de la unión.
RAFAEL: Mi papá no quiere un trámite, padre. Pero, ¿no se da cuenta? Él lo único que quiere es cumplirle el sueño a mi mamá que era casarse por la Iglesia ¿Cómo no se da cuenta, padre? Es un acto de amor del que yo no soy capaz. Mire que flor de slogan se están perdiendo, 44 años de amor, lo tendrían que poner en un póster en vez de darle la espalda.
PADRE: Yo voy a hablar con tu padre, él va a comprender, hijo. Eh, ¿no te sentís bien? Tranquilo, recuéstate. Gabriel, dale, llama a un médico, ¡no te quedes parado!

Read more...

domingo, 19 de octubre de 2014

la curiosa sensatez de nuestros actos




Tendemos a creer que actuamos con sensatez, y que la razón y la voluntad dirigen los actos de nuestra vida. Estoy totalmente en desacuerdo con esa creencia.

Decía Confucio “Si ya sabes lo que tienes que hacer y no lo haces entonces estás peor que antes.” Yo me pregunto: ¿Será que somos estúpidos o será que no es tan fácil hacer lo que corresponde?

Somos grandes y sabemos que debemos hacer aunque generalmente no lo hagamos. El ejemplo más típico es el del fumador. Desde muy chicos sabemos que fumar es perjudicial y aún así seguimos fumando -yo fumo un poco-. Achacamos a la adicción química la dificultad para abandonar el vicio. Digamos que las adicciones tienen ese atenuante, pero hay decenas de conductas nocivas que no involucran un agente químico ni nada que pueda acostumbrar al cuerpo, entre ellas los amores inconvenientes, las amistades tóxicas, las acciones innecesariamente arriesgadas, la muy moderna obsesión virtual, etc.

Respecto a los amores equivocados, existen cantidad de explicaciones posibles abarcando un espectro amplísimo que va desde el enamoramiento propiamente dicho hasta el miedo, pasando entre otros por el afán autodestructivo.

Sea uno o sea otro, lo que se verifica sin necesidad de un esfuerzo analítico supremo, es que todos incurrimos en actos que sabemos perjudiciales y que, como verdaderos adictos repetimos una y otra vez sin oponer la menor resistencia. Esa propensión inexplicable a lo que nos daña es para mí una prueba concluyente que existen motivaciones internas y desconocidas, suficientemente poderosas para someter a la voluntad y burlar a la razón.

Read more...